Escapadas de fin de semana

Pero cuántos planes se pueden hacer en mi país. No es por sacar pecho, pero es que tenemos de todo: playas idílicas, montañas imponentes, ciudades con historia, Catedrales que quitan el hipo… Y todos esas visitas las puedes disfrutar tapeando y saboreando una gastronomía extraordinaria. Ahí va mi propuesta: 10 escapadas de fin de semana en España.

A mí me encanta pasarme una semana, una quincena o un mes entero de viaje, pero también disfruto con un buen fin de semana por España. Recibimos muchos mails en los que nos pedís recomendaciones de escapadas; por eso he decidido preparar esta selección. Te voy a confesar que ha sido muy complicado elaborarla. A Mónica les salían más de 20 propuestas y a mí otras tantas. Al final, hemos consensuado esta lista que espero te sea de mucha utilidad cuando podamos todos volver a viajar con normalidad.

10 escapadas de fin de semana en España

Como te decía al principio de este artículo, si por algo destaca España es por la gran variedad de recursos. Pese a ser un país pequeño está lleno de contrastes, en pocos kilómetros puedes disfrutar de una playa de arena fina o de una montaña nevada.

He intentado combinar playa y montaña, ciudades y pueblos, monumentos y actividades culturales. Espero que disfrutes con el resultado. A continuación te dejo mis 10 escapadas de fin de semana en España.

1.- Granada

Si me preguntas por mis ciudades favoritas, seguro que me vas a hacer dudar. No puedo dejar de incluir en esa respuesta a la mía, Burgos —solo por esa imponente Catedral ya merece estar en cualquier lista—. La que tampoco puede faltar en esta selección es Granada.

Esta ciudad andaluza me encanta por su ubicación, entre Sierra Nevada y las playas de la Costa Tropical; por el aroma a historia que desprende; y, por supuesto, porque aquí está uno de los monumentos más importantes de España, de Europa, y del mundo, La Alhambra.

  • Viernes: Lo primero que te recomiendo es que te des un paseo por el Albaicín, Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1994. El centro de interpretación está en Casa de Zafra. Las vistas desde sus miradores —el de San Nicolás es el más conocido— son de postal. Y de los carmenes —casas típicas con huerto y jardín— del Albaicín nos vamos a las zambras —cuevas usadas como tablaos— del Sacramonte, el barrio más famoso de la ciudad, asociado al flamenco y la vida nocturna. Después de haber captado la esencia de la ciudad, toca cenar. ¿Sabías que en Granada las tapas son gratis? Una ronda por sus bares más típicos te calmará el hambre y también la sed.
  • Sábado: Confió en que la noche «granaína» no haya causado demasiados estragos. Toca levantarse y reponer fuerzas con un buen desayuno; el día va a ser largo. Hoy toca visitar la estrella del viaje, La Alhambra. Conocer los Palacios Nazaríes y los Jardines de El Generalife. Haz la reserva con antelación porque las entradas vuelan. Para terminar la jornada una buena idea es acercarse hasta la orilla del río Genil para disfrutar de un paseo. En el distrito de Ronda está el parque García Lorca. Aquí se encuentra la casa-museo del poeta andaluz.
  • Domingo: Para el último día he reservado la visita al centro histórico de la ciudad de Granada. Además de la Catedral, tienes que ver la Capilla Real y el monasterio de San Jerónimo. Si tienes fuerzas y tiempo puedes incluir en tu domingo: la Alcacería, la plaza Bib-Rambla y el Realejo, el antiguo barrio judío de la ciudad.

2.- San Sebastián

Pues sigo poniéndote los dientes largos con ciudades hermosas. El norte de España está lleno de ellas. De hecho, en este post te voy a hablar de dos de ellas. La primera es San Sebastián. Donostia es un paraíso para los amantes del mar, la cultura y la gastronomía.

Comer en San Sebastián es una religión. Ir de pintxos por la parte de vieja de la ciudad es un viaje místico que hará vibrar todo tu cuerpo desde el cielo de tu boca hasta el dedo gordo del pie.

La mayoría de estos planes que te propongo los puedes realizan sin coche. Sois muchos los que nos preguntáis por opciones para hacer escapadas en transporte público. Por mi experiencia y por los últimos viajes que he hecho, te diré que la gran ventaja de usar un autobús o de hacer un plan de fin de semana en tren con Omio es que luego te olvidas del aparcamiento, un problema importante en ciudades como Granada o San Sebastián. Además, contribuyes a que el impacto de CO2 de tu viaje sea menor. Yo uso mucho el tren y el bus porque me permiten seguir trabajando durante el trayecto. También me gusta aprovechar para leer un libro o ver las fotografías que he hecho en mi viaje.

  • Viernes: Recién llegado a San Sebastián y una vez instalado en el hotel, lo mejor que puedes hacer es darte un buen paseo por las playas de la ciudad, la Concha —con parada obligada para admirar El peine del viento de Eduardo Chillida— y Ondarreta. Seguro que después de la caminata te entra el hambre. Es momento de que dirijas tus pasos al lugar más visitado de la ciudad, la Parte vieja. El Monte Urgull, el río Urumea y la Bahía de la Concha son los límites de este punto de encuentro gastronómico que tiene su epicentro en la Plaza de la Constitución. Piérdete por sus calles, entras sus bares y deja que tus sentidos disfruten del festín que prometen sus espléndidas barras de pinchos. Tapear por Donostia no es barato, pero por mi experiencia: la calidad de la comida merece lo que pagas. Entre tapa y tapa, admira las iglesias de San Vicente y Santa María.
  • Sábado: El monte Igeldo te espera para conseguir las mejores vistas de la ciudad. Tienes un funicular para que la subida sea más llevadera. Al bajar puedes volver a admirar la obra de Chillida y adentrarte en el Palacio de Miramar. Por la tarde puede ser un buen momento para seguir paseando: es turno de que conozcas la tercera playa de la ciudad, Zurriola. En el camino descubrirás otra popular esculura, La construcción vacía de Oteiza. Cerca de aquí está el Museo de San Telmo. Si te entra el hambre estás de nuevo en el sitio adecuado. Date una vuelta por el Barrio de Gros y encamina luego tus pasos a la Calle Matia para disfrutar otra noche más de los exquisitos pintxos donostiarras. Un buen consejo: cualquiera de los días, puedes elegir acercarte al Naútico para disfrutar de un atardecer mágico.
  • Domingo: Hoy toca recorrer las más importantes construcciones arquitectónicas de la ciudad: el Kuursal —donde te esperan los famosos cubos de Moneo—, el Teatro María Eugenia, el hotel María Cristina, Tabakalera, los puentes de Zurriola, Santa Catalina y María Cristina, la Catedral del Buen Pastor. Y para terminar nuestro recorrido, un oasis de tranquilidad: el parque Cristina Enea. Es momento de regresar a tu hogar, ¿pero cómo vas a hacerlo sin tomarte siquiera un vermú de txakoli con «gilda»?

3.- Provincia de León

Ahora toca hablar también de pueblos. Aunque no me olvidó de la capital de esta provincia, por supuesto. León es una ciudad muy coqueta. Por la que pasa el Camino de Santiago. Llena de monumentos imprescindibles como su majestuosa Catedral o La Colegiata de San Isidoro.

Y sí: aquí también vas a comer de lo lindo. En el Húmedo, el tapeo es obligatorio. Al igual que en Granada, con cada consumición te darán una. Te aconsejo que las marides con vino de la tierra. Yo soy muy fan de la uva mencía. Los caldos del Bierzo son sencillamente divinos.

En esta ocasión quiero que te detengas también en otros lugares de esta provincia que merecen mucho la pena: Valporquero, Castrillo de Polvazares y Astorga. Limpia bien la lente de la cámara porque te vas a hartar de hacer fotos espectaculares.

  • Viernes: Arrancamos la ruta en la ciudad de León. La capital de la provincia tiene algunos de los monumentos más destacados de la región, la Catedral con sus hermosas vidrieras, y el San Isidoro con su deslumbrante cripta. En tu recorrido por León no puedes dejar de admirar la obra de Gaudi, en la Casa Botines. Para cenar te recomiendo una ruta de tapas y raciones por el Húmedo; me lo agradecerás.
  • Sábado: Salimos de León y ponemos rumbo a Astorga. Hay solo media hora de viaje por autopista. Aprovecha la mañana para entrar en la Catedral y también en el Palacio de Gaudí; dar un paseo admirando los grafitis de las fachadas; y comprar un buen lote de mantecados. Llega la hora de comer y qué mejor que probar un cocido maragato: tres vuelcos (carnes, verduras y sopa) y postre; ¿qué te parece? Castrillo de los Polvazares es el mejor lugar para este homenaje gastronómico. La digestión ya te aviso que será lenta; lo mejor es que te des un buen paseo por este hermoso pueblo. Si vas en primavera, como fui yo, disfrutarás de toda una sinfonía de colores.
  • Domingo: La mejor forma de acabar este fin de semana por León es visitar uno de sus mayores tesoros naturales, las Cuevas de Valporquero. Valporquero de Torío está en Vegacervera, una reserva de la Biosfera. Hay varios tipos de visita. El recorrido normal dura una hora.

4.- Gijón

Seguimos por el Norte. No consigo escaparme del Cantábrico. Si Asturias es un paraíso, Gijón es su mejor representante. Con permiso de otras dos ciudades de esta región que me encantan —Oviedo y Avilés—, Gijón es la perfecta fusión entre naturaleza y ciudad.

¿Sigues teniendo hambre? Pues ahora nos toca disfrutar de la fabada, los ricos pescados y mariscos del cantábrico y los cachopos — dos filetes de ternera empanados entre los cuales se pone jamón y queso de la tierra, que se sirven acompañados de su guarnición de patatas fritas y pimientos rojos—. Y todo ello regado con la bebida por excelencia de Asturias, la sidra.

Xixón está muy concienciado con el turismo responsable. Tienen el sello de Biosphere y tanto las administraciones como las empresas privadas luchan por ofrecer una oferta sostenible a los visitantes.

  • Viernes: Arranca el viaje disfrutando de la ciudad a «sorbitos»: la Playa de San Lorenzo, el Cerro de Santa Catalina —donde está el famoso Elogio del horizonte—, La escalerona, El Espigón… Para cenar te recomiendo probar la rica gastronomía de kilómetro cero de La Cuadra de Antón. Todos sus platos son una maravilla y además están diseñados para que sean sostenibles.
  • Sábado: Comienza el día descubriendo el origen romano de la ciudad. Un recorrido por la Campa Torres, las Termas romanas, la muralla romana y la Villa de Veranes. Por la tarde toca revisitar Cimadevilla, aunque ya estuvimos aquí por la mañana, te recomiendo que disfrutes con calma de su esencia. Este sábado tengo dos recomendaciones gastronómicas: para merendar, Gijón Goloso —5 degustaciones por 7 € o el de 10 degustaciones por 13 € en las mejores pastelerías de la ciudad—; y para cenar, Gijón Gourmet. Dos formas extraordinarias de disfrutar de lo mejor de la gastronomía de la ciudad a un precio increíble. Yo comí en el Auga con esta fórmula, y fue sencillamente espectacular disfrutar de un restaurante con una estrella Michelin por 50 euros por persona.
  • Domingo: Hoy te voy a llevar a uno de mis lugares favoritos de la ciudad, La laboral. Un antiguo orfanato minero reconvertido en centro cultural. Desde su torre divisarás todo Gijón y parte de la comarca. Al lado, tienes el Jardín Botánico. El lugar ideal para despedir la ciudad si viajas con niños.

Otras opciones: si quieres alargar tu estancia por tierras asturianas, acércate a disfrutar de los Picos de Europa —la Ruta del Cares es sencilla y la mejor forma de descubrir esta maravilla de la naturaleza—, descubrir las playas de Llanes y Ribadesella o déjate sorprender por la belleza de pueblos marineros como Cudillero.

5.- Port Aventura

Esta escapada de fin se semana en España está pensada para las familias. Aunque hay otros parques temáticos como Warner en Madrid, Port Aventura tiene para mí un encanto especial: está al lado de la playa.

Un fin de semana o un puente en Port Aventura te permite combinar la Costa Dorada con la visita a las atracciones del parque. Si quieres sumarle algún día puedes acercarte hasta Barcelona. Una ciudad cosmopolita y cultural con auténticas maravillas como la Sagrada Familia.

  • Viernes: Te alojes en Salou o en La Pineda, como hice yo la última vez que fui al parque, te recomiendo que dediques la tarde a uno de los mayores placeres de la vida: ver atardecer en la playa. Después de esto, déjate llevar por los olores y los sabores de los pescados y mariscos catalanes, tu estómago lo agradecerá.
  • Sábado: Después de coger fuerzas con un buen desayuno, toca dirigirse al Parque de Port Aventura. Recuerda que tienes dos parques: Port Aventura y Ferrari Land. Puedes elegir visitar solo uno o los dos. Es importante que madrugues para poder ser el primero en las atracciones más demandas como Furius Baco o Shambala. Después de un día entero de diversión seguro que caes rendido en la cama como un bebé.
  • Domingo: Este último día te propongo dos opciones: 1) Volver al parque para repetir en las atracciones que más te gustaron y montarte en las que no pudiste hacerlo y 2) Pasar el día en la costa, a pocos kilómetros de Salou, en La Ametlla de Mar. Sus «calitas» son ideales para un chapuzón y tirar unas cuantas fotos. En la plaza tienes unos cuantos bares y restaurantes donde disfrutar de un arroz de esos que se recuerdan durante muchos años.

Fuente: Viaje de Sofi

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!