Lugares para visitar en Castilla-La Mancha

El Quijote cabalgó por una tierra que le hizo imaginar castillos, bellos paisajes y pueblos señoriales… ¿O era todo real? ¡Vamos! Estos son los 10 lugares más bonitos de Castilla-la Mancha entera.

La tercera comunidad autónoma más grande de España parece pasar desapercibida en el corazón geográfico de la nación. La mayoría piensa que no hay mucho que ver allí. Sin embargo, los preciosos paisajes de Castilla La Mancha han inspirado a escritores (entre ellos, al gran Cervantes) y otros artistas, y en sus tierras proliferan los pueblos con encanto, castillos, catedrales, lugares históricos y bellezas naturales que pueden rivalizar con las mejores de España.

Toledo

La capital de la comunidad autónoma se erige como joya principal en el listado de lugares que ver en Castilla La Mancha.

Toledo es historia pura y uno de los lugares más hermosos de la provincia. Sus antiguos edificios han visto pasar a hombres poderosos de distintas religiones y épocas. Sin duda, se trata de una de las ciudades más monumentales de España, engrandecida por árabes, judíos y cristianos, quienes consiguieron convivir en paz en la época de máximo esplendor.

Una visita a la capital de Castilla La Mancha, no puede pasar por alto el magnífico Alcázar de Toledo, que se eleva, majestuoso, sobre el resto de la ciudad. Comenzó siendo un palacio romano y, tanto su estructura como sus funciones, fueron modificadas a lo largo de la historia, hasta llegar a convertirse en el museo y biblioteca de hoy en día.

También resalta la catedral de Santa María (construida entre los siglos XIII y XV), considerada por muchos como la ópera magna del gótico español. La Plaza de Zocodover – centro neurálgico y social de la ciudad -, sinagogas, mezquitas, monasterios, iglesias y museos – como la casa-museo de El Greco-, completan una oferta cultural y arquitectónica prácticamente inigualable.

Hoces del río Cabriel

Las frescas aguas del río Cabriel están consideradas como de las más limpias de todos los ríos de Europa Y si eso todavía no te convence, déjanos contarte que es uno de los lugares más bonitos de Castilla – La Mancha.

El Cabriel ejerce, en su recorrido, de frontera natural entre Castilla La Mancha y Valencia, y la zona de las hoces es perfecta para la práctica de deportes y actividades al aire libre. Aquí, entre bosques y colinas, puedes realizar rafting, senderismo, paseos a caballo, bicicleta de montaña, pesca deportiva, kayak o, si lo prefieres, relajarte en sus baños de aguas termales.

La práctica del termalismo en el Cabriel se remonta al siglo XVIII y los manantiales cercanos a los pinares de la zona de Villatoya, en la provincia de Albacete, tienen propiedades terapéuticas. Algunos de los alojamientos de la zona lo han aprovechado para ofrecer a sus clientes piscinas de aguas termales y algunos tratamientos de salud.

Cuenca

El casco histórico de esta localidad, de no más de 60.000 habitantes, fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996 y se merece una posición de honor en cualquier lista sobre los rincones más bonitos de Castilla La Mancha.

Cuenca tiene un poco de todo lo que ver en Castilla La Mancha. Su bonita Plaza Mayor, el interior de su ciudad amurallada, bellos parajes naturales a su alrededor (la hoz del río Huécar), la catedral gótica, iglesias, palacios, puentes, museos, monasterios, torres y, cómo no, sus archiconocidas Casas Colgadas.

Las Casas Colgadas son viviendas que fueron construidas, en el siglo XV, sobre el abismo que desciende a la hoz del Huécar.

Remata la visita probando la magnífica carne de caza, las truchas con jamón o el ajo arriero en uno de los muchos buenos mesones de la ciudad.

Molinos de viento (Campo de Criptana)

Hay pocos lugares que ver en Castilla La Mancha con más importancia literaria que éste. Si Camilo José Cela se inspiró en la Alcarria (provincia de Cuenca), Miguel de Cervantes quedó prendado del paisaje castellano-manchego en su conjunto.

En El Quijote, el caballero de la triste figura hizo famosos a los viejos molinos de viento que aparecían diseminados por los campos castellanos. Concretamente, el de Criptana era citado por Cervantes en el capítulo octavo.

Efectivamente, Don Alonso Quijano: no son gigantes, son molinos.

Algunos de los molinos de Criptana datan del siglo XV, siendo los más modernos de principios del siglo XX. Un auténtico viaje literario en el tiempo por uno de los lugares de más belleza de Castilla La Mancha.

Parque Nacional Tablas de Daimiel

Este humedal fue declarado Parque Nacional en 1973 y Reserva de la Biosfera en 1981, siendo el último representante español de un tipo de ecosistema llamado tablas fluviales.

El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel se creó debido al desbordamiento de los ríos Guadiana y Gigüela. Este Parque Nacional tiene una superficie de algo más de 3.000 hectáreas y se encuentra en la provincia de Ciudad Real. Es el humedal con mayor riqueza faunística del centro de la península y un paraíso para los ornitólogos, que pueden observar durante todo el año a especies como el somormujo, garza, patos, focha común, ruiseñor bastardo, aguilucho lagunero occidental o el escribano palustre.

Entre los mamíferos destacan el zorro y el jabalí, que campan libres por los bosques de ribera y mediterráneos. Sin duda, uno de los más bellos paisajes de Castilla La Mancha.

Sigüenza

Esta localidad que está entre los lugares más bonitos de Castilla La Mancha está dominada por el imponente castillo, erigido en el siglo XII sobre otro levantado por los musulmanes. Sufrió continuas remodelaciones, entre los siglos XIV y XVIII, hasta convertirse en una gran fortaleza-palacio. Hoy en día es un alojamiento que forma parte de la red de Paradores Nacionales de Turismo.

Sus calles empinadas están jalonadas por iglesias románicas, ermitas, palacios… Hasta llegar a su bonita Plaza Mayor, una de las más emblemáticas que ver en Castilla La Mancha. Un paseo por tiempos medievales.

Alcalá del Júcar

Uno de los pueblos con más encanto de Castilla La Mancha y un verdadero imprescindible en cualquier ruta por esta Comunidad Autónoma.

Alcalá del Júcar tiene poco más de 1.200 habitantes y forma parte de la provincia de Albacete. El pueblo fue declarado Conjunto Histórico-Artístico. Sus casas blancas se encaraman, como pueden, a las rocas de la pequeña colina coronada por el castillo almohade del siglo XII. Sus calles empedradas esconden joyas como su plaza de toros de planta irregular, la ermita de San Lorenzo y el precioso puente de La Rambla. Crúzalo para, desde el otro lado, tomar la foto más bonita de esta pequeña localidad bañada por el río Júcar que está entre los lugares más bonitos de Castilla La Mancha.

Para quien guste de los deportes activos, aquí hay varias empresas que organizan descensos de rafting, barranquismo y otras actividades.

Parque Natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima

Entre las poblaciones de Riopar y Villaverde de Guadalimar, se encuentra uno de los bellos espacios naturales que ver en Castilla La Mancha.

Dentro de este parque natural se hallan los Chorros del río Mundouna bonita cascada donde nace este afluente del río Segura. El resto de sus casi 20.000 hectáreas discurre por la Sierra de Alcaraz y ofrece más de 30 especies vegetales endémicas. Pinos de distintas clases, encinas, fresnos, arces y un gran número de plantas, sirven de hábitat a más de 170 especies de animales, donde sobresalen las aves. El águila real, la perdicera, el búho real, el halcón peregrino y el buitre leonado son algunas de las que surcan sus cielos.

En la tierra, cabras montesas, ciervos y muflones son los reyes de la montaña.
En cuanto a la parte arqueológica, no pierdas la oportunidad de visitar la zona de Riopar Viejo.

Almagro

El nombre de Almagro invoca recuerdos teatrales. Aquí se interpretaron magníficas comedias del Siglo de Oro español… Y se siguen representando.

En Almagro se encuentra el último Corral de Comedias (del siglo XVII) que se conserva íntegramente, como símbolo anacrónico de la grandeza artística de España. Su Plaza Mayor tiene tintes flamencos, ya que se construyó, en parte, con capital de poderosas familias nobles de aquella zona. Casas solariegas, palacios y museos, completan la visita turística a la antigua capital del Campo de Calatrava. ¿Todavía no crees que sea uno de los rincones más bonitos de Castilla La Mancha? ¡Ya tardas en visitarlo!

Atienza

El castillo medieval de Atienza se divisa desde muchos kilómetros a la redonda. Su estructura imponente debió quebrantar las voluntades de grandes ejércitos, que vieron en su conquista una aventura imposible. Es uno de los castillos más bonitos de la provincia de Guadalajara y uno de los lugares más hermosos de Castilla La Mancha.

Calles porticadas; casonas, sobre cuyas fachadas aún campean los escudos blasonados; iglesias románicas, como San Bartolomé; museos, como el paleontológico; y plazas medievales, como la del Mercado o la del Trigo. Además, podrás visitar todo ello en un clima de casi absoluta tranquilidad, ya que en Atienza viven menos de 500 personas.

LEER ARTÍCULOS RELACIONADOS

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!