Cómo escoger tus viajes

Has tomado la decisión de viajar. Has llegado a la conclusión de que vivir nuevas experiencias es más importante que acumular dinero y posesiones y te dispones a seleccionar ese lugar maravilloso al que irás a divertirte o a descansar.

¿Qué tipo de persona eres? ¿Eres de las que quisieran ir a todas partes o más bien tienes una lista de deseos con sitios por conocer?

¿Prefieres una playa de aguas cálidas y transparentes, de un precioso color azul turquesa, con un arenal blanco y terso que es una caricia para la piel, como las de la Riviera Maya en México?

¿Optarías más bien por tomar tu chamarra e irte a una hermosa montaña, verde y fría, a respirar aire puro y a disfrutar de un buen vino al calor del fuego de la chimenea mientras disfrutas de la última novela de Dan Brown?

¿Te apasionan la historia y el arte y quisieras ir a Europa a conocer las grandes joyas mundiales del gótico, el barroco y el neoclásico, y los grandes museos, como el Louvre y el Hermitage?

¿Eres una entusiasta de las culturas prehispánicas y deseas sumergirte en los misterios de las civilizaciones maya, inca, tolteca, azteca o zapoteca?

¿Más bien tienes prisa por subir el nivel de adrenalina en una cuatrimoto, en unas largas y elevadas tirolesas o en unas paredes de vértigo para hacer rapel?

¿Sola o acompañada? ¿Un lugar exótico o un destino de probada eficacia? ¿Con todo arreglado o con algunas cosas para improvisar?

Estos son algunos consejos que te ayudarán a elegir tu destino, para que tus vacaciones resulten espléndidas y te conviertas en una viajera frecuente, suponiendo que no lo seas.

10 consejos al momento de elegir tu destino

N° 1: Pregúntate por qué

¿Por qué te gustaría viajar? ¿Deseas relajarte o divertirte sola, con tu familia, con tu novio o con un grupo de amigos?

¿Quieres solo desconectar del trabajo, tomar el sol, beber algunos cócteles y quizá tener una aventura? ¿Te mueres por practicar tu deporte favorito en uno de sus santuarios mundiales?

En la medida en que tengas claro el por qué deseas viajar, más fácil será la selección del destino y más placentera será la estadía.

N° 2: Sé de mente abierta

¿Te ha sorprendido una magnífica oferta para un destino del que nunca has oído hablar y con el que te enredas de solo pronunciar su nombre? Googlea e infórmate un poco. Lo más importante es que sea un lugar seguro.

Si mantienes la mente abierta, podrías conocer sitios increíbles ahorrándote un montón de dinero respecto a los destinos clásicos como Las Vegas, Nueva York o París.

¿Estás dispuesta a examinarte? ¿Has oído hablar de Liubliana? ¿No? Es la hermosísima capital  de Eslovenia, llena de pasado medieval, con todas las comodidades modernas de Europa ¡Y la estancia es barata!

N° 3: Sé creativa

¿Prefieres ir a un destino clásico, como París, pero los vuelos directos son muy caros? No permitas que este primer obstáculo te desanime.

Ponte creativa e investiga los vuelos hacia otras ciudades europeas que puedan estar promocionando una oferta más económica.

Ya en territorio europeo, puedes buscar una opción de transporte más barata (vuelos low cost, tren, autobús) para llegar a la Ciudad Luz.

Ir directamente a Liubliana por vía aérea puede ser caro, pero quizá haya una buena oferta para Venecia. ¿Sabes qué distancia separa a ambas ciudades? ¡Solo 241 km por un encantador trayecto!

N° 4: Dale la oportunidad al más débil

Los destinos famosos suelen ser costosos. Si estás pensando ir a Francia, no dediques todas tus vacaciones a París; hay otras ciudades en las que la cultura y los encantos franceses están a mano por un menor precio.

Por ejemplo, si eres una apasionada de la gastronomía francesa, Lyon te ofrece algunas cosas por encima de París.

Por ser una ciudad universitaria, con alta proporción de jóvenes en su población, Lyon es mucho mejor para divertirse con bajo presupuesto ¡Y es la cuna de la sopa de cebolla y de las quenelles!

N° 5: Sé resolutiva

¿Ya decidiste el lugar al que irás? No dejes pasar mucho tiempo para hacer las reservas. Mantenerse demasiado tiempo a la expectativa puede conducir a que el plan se enfríe o a dejar pasar una excelente oferta en el precio del boleto aéreo.

¡Vamos, reserva de una vez!

N° 6: Recuerda, recuerda

Ten presente que en algún momento de tu vida solo te lamentarás de los lugares que dejaste de conocer y de disfrutar mientras podías.

Estos simples “recuerdos del futuro” quizá sean el mejor estímulo que tengas a mano para mantenerte enfocada en el objetivo de tu viaje.

N° 7: Las opciones seguras no son malas elecciones

Hay momentos para la aventura y momentos para la seguridad. Si decenas de millones de personas van anualmente a Cancún, a Nueva York o a París, por algo será.

Ya llegará el momento de ir al Tíbet, a la Patagonia o a la Polinesia.

N° 8: Atrévete sola

¿Has encontrado una magnífica oferta para ir a un lugar fascinante, pero ni tu novio, ni una amiga se animan a acompañarte?

Eres una persona adulta e inteligente ¿qué razones podría haber para que no puedas disfrutar de tu viaje en solitario?

No dejes que la falta de compañía te detenga. Es posible que estés a punto de tener el encuentro de tu vida. Entonces agradecerás haber viajado sola.

N° 9: No descartes tu patio trasero

Antes de emprender el cruce del Atlántico o del Pacífico hacia un nuevo continente, mira si en tu propio continente hay un lugar que te resulte igual de conveniente por menos de la mitad del precio.

A veces nos sorprendemos de la cantidad de lugares encantadores que no conocemos en nuestro propio país. En un país fronterizo o cercano quizá haya un lugar maravilloso que cuadre con tu presupuesto.

N° 10: Siempre hay una opción conveniente

No dejes que tu presupuesto te impida viajar hacia alguna parte. Incluso los países más caros tienen opciones de hospedaje, como albergues, donde puedes cocinar tu propia comida, además de tours gratuitos por la ciudad y transporte público barato.

Vas a tener que ser creativa, pero a menudo algunas limitaciones hacen que la cosa sea más divertida.

Cómo buscar inspiración para viajes

Ya sabes qué tipo de viaje deseas hacer y te encuentras en el estado de ánimo apropiado para iniciar tu búsqueda, una actividad de lo más divertida.

Para muchos viajeros, Enero es el mes perfecto para sentarse relajadamente a planificar un viaje. La mayoría de la gente pasa mucho tiempo en casa, a menudo con poco dinero, porque los gastos de Navidad y fin de año dejaron las arcas exhaustas.

Es el momento justo para prepararte una buena jarra de café o de té, abrir una barra de chocolate y llenar la cama o la alfombra con libros y revistas, con el computador portátil a mano para consultar portales de interés para tu viaje ¡Comienza la búsqueda!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!