Conoce y viaja por Europa en coche

Viajar es un placer que puede disfrutarse de muchas maneras incluso en un mismo destino. Los hay de recorrerse todos los tópicos (con soubvenirs y buses turísticos incluidos, cómo no), de improvisación y mochila, y también los de carretera. Los roadtrips son la opción idónea si no queremos depender de horarios entre otras cosas. Y si te gusta conducir, estas tres rutas por Europa te van a parecer geniales.

Eso sí, el reto no es poca cosa, porque nos hemos planteado recorrer Europa en un mes. Algo que no es posible de manera estricta si queremos disfrutar de los sitios, pero que con una buena planificación (y el tiempo y dinero necesarios, claro) pueden establecerse recorridos bastante completos y adaptados a nuestros gustos. Te proponemos tres opciones teniendo en cuenta qué nos gusta ver según sea lo más famoso, lo más paisajístico o lo menos conocido.

La Europa para Instagram

Una Europa de Instagram

Los viajes planteados al estilo de la vuelta al mundo en 80 días son un sueño para muchos de nosotros, pero en muchas ocasiones son tan oníricos como imposibles, ya sea por disponibilidad o por motivos económicos. No será lo mismo y aún así quedará mucho por ver, pero quizás la clave sea plantearnos eso en objetivos más «pequeños», siendo un ejemplo de ellos el continente europeo (que en su momento vimos que sólo Australia ya es más grande).

Lo que os proponemos en primer lugar es justo eso, que reduzcamos lo de vuelta al mundo a vuelta al continente y centrándonos en la medida de los posible en las ciudades más conocidas y los emplazamientos más emblemáticos. Ésos que nos sacan una sonrisa cuando pensamos: «yo he estado ahí». En un mes es imposible verlos todos (al menos verlos bien), pero 30 días y ganas de conducir dan para mucho.

Así, os mostramos la ruta propuesta con un punto por cada día de recorrido, en el cual hay varias paradas indicando lo más reseñable o curioso de cada sitio (la numeración se corresponde con la imagen que hemos adjuntado al inicio del punto). Tras la guía, incluimos un mapa interactivo.

  • Día 1: Madrid – Huesca (1) – Andorra (2). Poniendo Madrid como punto de partida en común en las tres, en este caso el objetivo del primer día es llegar a la frontera, haciendo una parada por Huesca. Para acabar la primera jornada el plan sería dormir acogidos por los Pirineos (según la época en la que vayamos, verdes o blancos) en cualquiera de los pueblos de Andorra, bien Andorra La Vella como Ordino, La Massana u otros más pequeños y rurales. Unas 6:30 horas de coche en total.
  • Día 2: Andorra – Montpellier (3) (Francia) – Marsella (4). En este segundo día volveríamos a cruzar la frontera para adentrarnos en Francia. En esta ocasión, París será una de las capitales que no visitaremos al estar demasiado hacia el norte, si bien en la vuelta podría ajustarse para pasar por ella pero seguiría siendo poco tiempo. Así, en esta ocasión nos quedaremos por el sur de Francia visitando Montpellier, cuyos principales reclamos son la Plaza de la Comedia y la Fuente de las Tres Gracias, y Marsella, que tiene más monumentos de interés que la anterior, entre los cuales están la Puerta del Oriente o el Puerto viejo. Unas 6:10 horas de coche en total.
El gran puerto marítimo de Marsella, uno de sus principales atractivos.
  • Día 3: Marsella – Niza (5) – Génova (6) – Pisa (7). Niza es una ciudad de playa vitaminada con sus palacios y su propia Notre-Dame. Una parada que nos podemos tomar de relax en la Costa Azul o para ver los monumentos que tiene repartidos, o bien dejar más tiempo para ver los de Génova, cuidad en la que se respira Cristóbal Colón por todas partes (sobre todo en su conservada casa o en el conocido puerto de la ciudad). Pernoctaríamos en Pisa, donde ya sabemos qué hay que ver y qué foto tomar. Unas 6:20 horas de coche en total.
  • Día 4: Pisa – Florencia (8) – Roma (9). Normalmente Pisa y Florencia se ofertan juntas en los packs de viaje porque la segunda tiene más carga turísitica en la práctica, pudiendo visitar entre otras cosas la Piazza del Duomo o el Ponte Vecchio. Esta vez algo menos de tiempo en el coche (que siempre se agradece) y con un final de libro, donde llevan todos los caminos. Unas 4:20 horas de coche en total.
El Puente Viejo, un puente medieval sobre el río Arno en Florencia y uno de sus símbolos.
  • Día 5: Roma. Aunque ya vimos que no a todo el mundo le entusiasma la idea de visitar Roma, a esta ciudad le hemos dado un día entero por la gran cantidad de elementos a visitar. En cuanto a visitar la capital italiana más vale aparcar el coche y tirar de transporte público (autobús), combinado con paseos sobre todo en la zona donde se concentran los monumentos importantes como el Coliseo o el Foro. Eso sí, tanto para alojamiento más económico como para comer (y si queremos salir por la noche), lo mejor es ir al Trastevere, al otro lado del Tíber con respecto a las ruinas.
  • Día 6: Roma – San Marino (10) – Bolonia (11). Para Roma nunca hay suficiente tiempo pero el viaje ha de seguir, aunque en este caso tenemos un pasaje más de transición y podemos apurar más tiempo en la capital italiana ya que en San Marino no hay mucho que ver (las torres y las vistas). En Bolonia sí hay más puntos de interés, como la Piazza Maggiore o el Palazzo Bevilaqua. Unas 5:50 horas de coche en total.
El Coliseo de Roma, una «pequeña» muestra de todo lo que la ciudad conserva.
  • Día 7: Bolonia – Venecia (12). Menos tiempo en el coche para descansar y poder dedicar el día a la ciudad de los canales, donde tampoco lo tocaremos para recorrerla con nuestros pies o a Góndola. Unas 1:40 horas de coche en total.
  • Día 8: Venecia – Liubliana (13) (Eslovenia) – Zagreb (14) (Croacia). En estos viajes va a ser relativamente normal que pase como en esta ocasión, es decir, estar en tres países durante una sola jornada. En ésta dejamos Venecia e Italia para visitar Liubliana, en la que destacan el Castillo y el triple puente entre otros (se visita bien y fácil andando), y acabar en Croacia, concretamente en Zagreb. En la capital croata hay muchos puntos de interés (así como diversas estatuas repartidas por la ciudad) que nos podremos repartir entre la tarde y la mañana siguiente, entre los que destaca la catedral. Unas 4:10 horas de coche en total.
Vista de Liubliana desde el castillo de la ciudad.
  • Día 9: Zagreb (Croacia) – Pécs (15) (Hungría) – Budapest (16). De nuevo aquí Pécs es un punto de paso entre las dos capitales, si bien es una bonita y grande ciudad húngara que fusiona cinco culturas y con varios puntos de interés, como la Plaza Szecheny. En Budapest tenemos mucho que ver, como el Bastión de los Pescadores o las vistas desde el Castillo del Buda, aunque puede aprovecharse bastante del día siguiente. Unas 5:30 horas de coche en total.
  • Día 10: Budapest – Cluj-Napoca (187 (Rumanía). Como decíamos, podemos aprovechar bien el día para visitar Budapest, dado que Cluj-Napoca (capital de Transilvania) es una ciudad rumana con menos que visitar que podemos aprovechar para descansar. Unas 6 horas de coche en total.
  • Día 11: Cluj-Napoca – Târgu Mures (18) – Suceava (19). Una de las jornadas más itinerantes del viaje, en este caso para atravesar Rumanía haciendo paradas en estas dos ciudades de ubicación rural. Unas 7:00 horas de coche en total.
  • Día 12: Suceava – Novograd-Volinski (20) (Ucrania). De nuevo jornada itinerante con ciudades con menor carga turística para atravesar otra frontera y dormir en Ucrania con el fin de llegar a Kiev. Unas 6:00 horas de coche en total.
  • Día 13: Novograd-Volinski – Kiev (21). Llegada a la capital ucraniana, ciudad de cúpulas doradas como la de la Catedral de Mikhailovsky por la que podremos pasear por bonitas calles como la Andriyivsky. Unas 3:40 horas de coche en total.
  • Día 14: Kiev (Ucrania) – Oriol (22) (Rusia). Cuando hayamos recorrido Kiev nos espera otro destino más bien de paso, Oriol, la capital del óblast (subdivisión territorial) del mismo nombre, ciudad de camino entre capitales. Unas 6:40 horas de coche en total.
  • Día 15: Oriol – Moscú (23). Aquí conviene no retrasarse en la salida para poder aprovechar parte del día en la ciudad del Kremblin, la Plaza Roja y otros más sitios emblemáticos. Unas 5:00 horas de coche en total.
  • Día 16: Moscú – Vyshni Volochok (24). Aquí conviene alargar lo posible en Moscú (algo que no costará demasiado, para partir con el fin de dormir en Vyshni Volochok. Una pequeña ciudad en la que destaca el lago, sobre el cual podremos ver atardecer o amanecer si nos encontramos con ganas. Unas 4:00 horas de coche en total.
Vista de la Catedral de Cristo Salvador a la izquierda y la de San Basilio a la derecha, tal vez lo más simbólico de Moscú.
  • Día 17: Vyshni Volochok – San Petersburgo (25). La ventaja de ver el amanecer sobre el lago de Vyshni es salir prontito hacia San Peterburgo. Una ciudad de obligada parada al subir hacia el norte en la que podemos visitar entre otros edificios la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada (la del zar ruso Alejandro II, asesinado en ese mismo lugar). Unas 5:10 horas de coche en total.
  • Día 18: San Petersbugo – Parnü (26) (Estonia). Ya en la segunda mitad del viaje (y casi en el último tercio) hemos de sacrificar Tallin para dormir en Parnü, una ciudad del litoral estonio en la que (si nos atrevemos) podremos bañarnos los pies en el mar Báltico. Unas 6:00 horas de coche en total.
  • Día 19: Parnü (Estonia) – Riga (27) (Letonia). Menos trayecto de coche al fin para llegar a la capital de Letonia, en la cual predomina el estilo arquitectónico alemán Art Nouveau Jugendstil. Destacan la plaza del ayuntamiento, donde además de éste se encuentra la Casa de los Cabezas Negras. Unas 2:20 horas de coche en total.
  • Día 20: Riga (Letonia) – Vilna (28) (Lituania). De capital a capital, una vez hayamos visto Riga podremos desplazarnos hasta Vilna, ciudad cuyo casco antiguo es Patrimonio de la Humanidad. Unas 3:45 horas de coche en total.
  • Día 21: Vilna – Varsovia (29) (Polonia). Repetimos jugada, esta vez con Polonia y doblando el tiempo de recorrido del día anterior. Varsovia tiene bastante más que ver que Vilna, si bien el trayecto es largo y, aunque aprovechemos bien el día, nos tendremos que guardar algo para el día siguiente. Varsovia tiene la Ciudad Vieja (Stare Miasto), con el Castillo entre otros elementos, y la Ciudad Nueva (Nowe Miasto) donde entre otras cosas se encuentra el Monumento a los Héroes del Levantamiento.Unas 6:00 horas de coche en total.
  • Día 22: Varsovia – Cracovia (30). Quizás Cracovia tenga tanto o más que ver que la propia capital del país, así que en este día nos tocará dividirnos según prefiramos una u otra. Para quien tenga especial interés y no le importe sumar unos 40 minutos al volante, a 70 kilómetros de Cracovia se encuentra Auswitz, el conocido campo de concentración (ojo si somos sensibles, como ya comentamos al hablar de los destinos de turismo bélico es una visita muy impactante). Unas 4:00 horas de coche en total.
  • Día 23: Cracovia (Polonia) – Praga (31) (R. Checa). A la capital de la República Checa le vamos a dedicar un día (de los muchos que se merece), así que podemos alargar un pelín la estancia en Cracovia. Unas 5:00 horas de coche en total.
  • Día 24: Praga. En Praga, además del archiconocido Reloj Astronómico del Ayuntamiento, encontramos una mezcla cultural con sinagogas, la catedral y el castillo. Probablemente nos compense contratar una visita guiada o un bus turístico para visitar las distintas partes de la ciudad, sin olvidar el barrio de Mala Strana y reproducir a Smetana en nuestro cerebro mientras cruzamos los puentes sobre el Moldava.
  • Día 25: Praga (R. Checa) – Viena (32) (Austria). De nuevo vamos de capital en capital llegando esta vez a Austria. En Viena hay citas ineludibles como Schrönbrunn, la Ópera o el Prater. Unas 3:40 horas de coche en total.
Detalle del famoso Reloj Astronómico, en la pared sur del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja.
  • Día 26: Viena – Salzburgo (33) – München (34) (Alemania). Salzburgo fue la cuna de Mozart, de quien podremos visitar algunas residencias aunque lo más destacado es la fortaleza que corona la ciudad. Unas 4:30 horas de coche en total.
  • Día 27: München – Berna (35) (Suiza). Además de a beber cerveza, a München se va a ver la Marienplatz y el Residencial, el palacio urbano más grande de Alemania, entre otras cosas. Para finalizar el día, atravesaremos la frontera para llegar a la capital de Suiza. Unas 4:30 horas de coche en total.
  • Día 28: Berna – Lyon (36) (Francia). Berna tiene bastante más que ver que Lyon, por lo que convendrá que aprovechemos el día para ver la catedral o la torre del reloj, también conocida con el permiso del de Praga. Podremos encontrar también la casa de Einstein y entretenernos en el foso de los osos. Lyon, por su parte, tiene su propia Notre-Dame, además de la ópera y la Catedral de San Juan Unas 3:30 horas de coche en total.
  • Día 29: Lyon – Carcassonne (37) – Vielha (38) (España). De éstas tres, el protagonismo se lo lleva Carcassonne, con dos emplazamientos declarados Patrimonio Cultural por la UNESCO, la Ciudad Medieval y el Canal du Midi. Unas 5:45 horas de coche en total.
Vista de ciudad histórica fortificada de Carcassone (la Cité), fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.
  • Día 30: Vielha – Zaragoza (39) – Madrid. Vielha es la que se considera capital del Valle de Arán, y cuya clave es el emplazamiento. Una ciudad donde podremos descansar y hacer la última carga energética para la vuelta, en este caso pasando por Zaragoza como para intermedia, en la que podemos ver monumentos como la Basílica del Pilar o el Palacio de la Aljafería Unas 6:15 horas de coche en total.

LEER ARTÍCULOS RELACIONADOS

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!