El turismo cultural y sus ventajas

El turismo cultural es uno de los grandes motores de este sector. A pesar de que cada vez hay mayor diversificación en cuanto a las experiencias turísticas, la cultura sigue siendo uno de los aspectos que mayor atractivo aporta a un destino. Por ello, en este artículo dedicamos algunas líneas a este fenómeno, explicando sus ventajas y mostrando algunos de los principales referentes.

Qué es el turismo cultural y cuáles son sus ventajas

El turismo cultural es aquel en el que la motivación principal del viaje es la cultura, en cualquiera de sus diferentes versiones: arte, historia, música, cine, etc. En este sentido, los turistas se muestran especialmente interesados en visitar lugares como museos, galerías de arte, centros históricos catalogados como Patrimonio de la Humanidad, yacimientos arqueológicos, casas natales o iglesias con un especial valor artístico.

No obstante, la frontera entre el turismo cultural y el de entretenimiento es en ocasiones difusa. Por ejemplo, si bien nadie discute el carácter cultural de un viaje al Festival de Teatro Clásico de Mérida, no parece lo mismo el organizado para acudir al Festival de Benicassim. No solo por la disciplina cultural en cuestión, sino también por el perfil del turista.

De hecho, una de las ventajas del turismo cultural es el tipo de viajero que mueve: personas de perfil cultural medio y alto, con un poder adquisitivo superior a la media. Eso le llevará a demandar servicios turísticos de calidad, como visitas guiadas o gastronomía cuidada. Otra ventaja de este tipo de turismo es que fomenta la conservación y restauración de bienes de interés cultural, como palacios y monumentos. Por último, otra ventaja reseñable es que se trata de un turismo menos estacional, pues no depende tanto del clima como el turismo de sol y playa. De esa manera, las ciudades que apuestan por este nicho reciben visitantes durante todo el año.

Destinos importantes para el turismo cultural

Prácticamente todos los destinos turísticos están tratando de apostar por la cultura, sabedores de sus ventajas. Pero en España hay algunas ciudades que destacan poderosamente por ello. Madrid es un buen ejemplo, pues cuenta con algunos de los museos más renombrados a nivel internacional. Son los del Triángulo del Arte: el Museo del Prado, con más de 200 años de historia y cuadros tan famosos como Las Meninas o Las Majas de Goya, el Reina Sofía con su universal Guernica de Picasso, y el Thyssen Bornemisza, con una interesante colección que viene a complementar las lagunas de los dos anteriores. Otras dos de las muchas ciudades que se podrían mencionar aquí son Bilbao, con el Guggenheim como punta de lanza, o Toledo, con su gran apuesta por El Greco.

En Europa, otros destinos de primer nivel son París, gracias a los museos del Louvre y el Orsay, entre otros muchos, así como Ámsterdam (Rijksmuseum, Museo Rembrandt, Museo Van Gogh) o Berlín, con su Isla de los Museos. Y por supuesto, las ciudades italianas, pues este país es considerado la cuna del Arte: Roma (Museos Vaticanos), Florencia (Uffizi) o Milán (Cenáculo Vinciano). En el resto del mundo, Nueva York sigue ocupando un lugar central en cuanto a museos (Metropolitan, MoMA). Y no podemos olvidarnos de algunos países que destacan por su riqueza arqueológica, como Perú, Egipto y la mencionada Italia.

 

Fuente: Mediterrani

LEER ARTÍCULOS RELACIONADOS

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!